::> Adas. El origen de la programación

 “Adas. El origen de la programación” narra la historia de Ada Lovelace (primera programadora), de su madre Annabella (esposa de Lord Byron) y de una de las maestras de Ada, la brillante científica Mary Somerville. 

Derechos de autoría de las ilustraciones (Creative Commons):
Inma Otero Carrasco, DeustoTech y Her techno h(j)obby 

Las Adas sin hache, son mucho mejores. No necesitan alas para volar, ellas son capaces de crear máquinas voladoras, de valorar las distancias y relaciones entre los planetas, de programar máquinas e imaginar los ordenadores cuando estos ni siquiera existían. Indudablemente, no hay punto de comparación. Las Adas sin hache son mucho mejores.




 

 

Derechos de autoría de las ilustraciones (Creative Commons):
Inma Otero Carrasco, DeustoTech y Her techno h(j)obby
Guión y coordinación: Remedios Zafra

CONTEXTO SOCIOHISTÓRICO DEL GUIÓN:

Lo que acontece en esta historia tiene lugar entre 1780 y 1890 en Gran Bretaña. Inglaterra vivía el inicio de la época victoriana de esplendor intelectual y tecnológico, una revolución paralela al largo mandato de la Reina Victoria a la cabeza del Imperio Británico. Desde él se apoyó y financió la investigación, el estudio y la construcción de todo tipo de máquinas. Este periodo fue tal vez uno de los momentos previos a la segunda mitad del siglo XX en los que más inventores se concentraron en una ciudad: Londres.

Era también una época de grandes transformaciones y avances en Occidente. Además de la revolución industrial iniciada a mediados del siglo XVIII; la independencia de los Estados Unidos de América declarada en 1776 y la revolución francesa en 1789. En Francia ya se había publicado la Enciclopedia de Diredot y D’Alembert y en Inglaterra la Enciclopedia Británica.

En aquellos años y en ese contexto, las mujeres no tenían apenas derechos y dependían económica y legalmente de los hombres. Las diferencias no eximían a las más altas clases de la sociedad, si bien en esos casos las mujeres tenían acceso a un determinado y vigilado tipo de educación.

No obstante, aunque habría que esperar hasta el siglo XX para materializar logros de igualdad reales, ya en torno a la Ilustración o como herederas de ella habían surgido importantes personalidades como: la francesa Olimpia de Gouges, autora de la Declaración de los derechos de la mujer y de la ciudadana (1791);  la inglesa Mary Wollstonecraft, la italiana Maria Agnesi (1718-1799); la matemática francesa Marie-Sophie Gereximirmain (1776-1831); la astrónoma alemana-británica Caroline Herschel (1750-1848); la escritora Madame de Staël (1766-1817) de Suiza; la británica Mary Shelley (1797-1851), autora de Frankenstein; la novelista francesa George Sand (1804-1876); la poeta británica Elizabeth Barrett Browning (1806-1861); y la también británica Florence Nightingale (1820-1910), pionera de la enfermería moderna y estadística; entre otras.

Por aquel tiempo en Inglaterra, se incentivaba que las mujeres de alto estatus social fueran educadas desde muy pequeñas, no como atisbo de una incipiente igualdad, sino porque, se pensaba, que los caballeros educados antes preferirían casarse con mujeres igualmente educadas.  En esta época no era habitual la participación de las mujeres en las ciencias y las artes al mismo nivel que los hombres. Tampoco podían acceder a las universidades. Sin embargo, una curiosa publicación en Gran Bretaña dirigida a las mujeres, pudo tener mucho que ver con las historias que siguen. Se trata de una revista llamada: The Ladies Diary o Woman’s Almanack. Esta publicación, entre contenidos de índole social, incluía temas avanzados de matemáticas y astronomía. Sería este uno de los documentos más interesantes a los que tuvieron acceso las mujeres británicas de entonces. Era frecuente encontrar en la revista problemas matemáticos de cierta complejidad que suponían un gran estímulo para el estudio científico de muchas mujeres.

Las protagonistas de “Adas” tuvieron acceso a la educación aunque no pudieron ir a la universidad. La infancia de Ada fue parecida a la de su madre Annabella, si bien la educación de Ada fue mucho más exigente. Pero ninguna de las dos tuvo que ver con la educación, prácticamente autodidacta de Mary. Mary aprendió a leer a partir de los 10 años y Ada a los cinco ya deletreaba palabras. No obstante, se advierten aspectos comunes: acceso a lecturas diversas; muchas horas de estudio; existencia de un contexto motivador en un ambiente que no siempre lo era (debían compaginar su estudio con las tareas que se consideraban propias de una mujer, madre y esposa); apoyo y alianza de mujeres y hombres cultos y maestros que propician colaboraciones intelectuales; solidaridad entre científicos e inventores para el progreso; ambiente intelectual activo y estimulante.

***

Cuando nació la llamaron Mary y se apellidó como su padre: Fairfax. A los veinticuatro años se casó con Samuel Greig, y entonces fue Mary Creig. Samuel murió y por un tiempo Mary fue la viuda de Creig. Mary se casó por segunda vez, su marido se llamaba William  Somerville y desde entonces fue conocida como Mary Somerville. A pesar de no poder ser nombrada con un único nombre, casi todos hoy pueden conocer a Mary como “la reina de las ciencias del siglo XIX”.

Cuando nació la llamaron Anne Isabella y se apellidó como su padre: Milbanke. A los 24 años se casó con Lord Byron y pasó a ser Lady Byron. Al poco de morir su tío materno Thomas Noel barón de Wentworth sin herederos, fue llamada Anne Isabell Noel baronesa de Byron, aunque también lo era de Wentworth. Ella firmaba sus cartas como AI Noel Byron. El mundo la conoció como la mujer de Byron o la madre de Ada. Sus amigos la llamaban Annabella. Su marido el poeta Lord Byron la llamaba “princesa de los paralelogramos”.

Cuando nació la llamaron Ada Augusta y la apellidaron como su padre Byron.  A los 18 años se casó con Sir William King y pasó a llamarse Ada Augusta King y más tarde Ada Augusta Lovelace o condesa de Lovelace. Firmaba sus trabajos como A.A.L. pues no quería que supieran que era una mujer. Babbage la llamaba “la encantadora de números” y hoy la conocemos como la primera programadora.

++++++++++++++++++++

ILUSTRACIONES (Creative Commons): Inma Otero Carrasco
Textos: Remedios Zafra 

www.remedioszafra.net/adas/ 

Si quieres saber más sobre el GUIÓN o ayudarnos a producir la obra animada, ESCRÍBENOS: tecnoimaginarios@2-red.net

Un pensamiento en “::> Adas. El origen de la programación

  1. Pingback: Obras creativas para TECNOIMAGINARIOS | her techno-hjobby

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>